La “desatinada” estrategia de tener precios bajos todos los días

En búsqueda de lo “bueno, bonito y barato”
August 11, 2017
¿Cómo el “ser digital” influencia el precio?
August 11, 2017
 

Imagínate un supermercado donde los artículos estuvieran ordenados por precio -y no categoría como se acostumbra. A un extremo tendrías la sal y fósforos. Al otro extremo el detergente y los filetes de carne.

Todos siempre miramos el costo de un artículo antes de comprarlo. Sin embargo, nada de lo que compramos lo hacemos por lo que cuesta.

Si te encuentras actuando como si estuvieras vendiendo commodities (tal como si fueras un distribuidor de petróleo o cobre en bruto) diciendo, "los productos que vendo están en la categoría X por lo que mi precio debería ser Y", entonces has dejado de mirar el valor de lo que haces y vendes. En otras palabras, te has convertido en un proveedor más de commodities por tu propia elección, lo cual debería hacerte sentir bien si lo que deseas es competir en una carrera hasta el fondo del océano -y morir allá abajo.

Por supuesto, tu empresa tiene competencia. Pero la mayoría de las empresas líderes no están ganando la guerra de precios eliminando la post venta, la atención al cliente o el mero sentido común. Ellos ganan por sus economías de escala y sus constantes mejoras operacionales, nada de esto de fácil acceso o disponible a ti.

La alternativa no es fácil: hacer el trabajo difícil y arriesgado de ganar atención, construir reputación y contar por encima de todo una historia que completamente saque tu producto o servicio fuera de la categoría de "commodities" hacia un espacio definido por valor, conexión, significado y posibilidad.

"Precios bajos todos los días" es el refugio de un marketero (léase del marketing) que no tiene nada más significativo que ofrecer y la estrategia de una gerencia que no sabe como hacer mejor las cosas.

JRM